sábado, 28 de mayo de 2016

ME DESESPERA









 






















Me desesperan
el lenguaje de adoquines 
y las tardes 
que mueren encrespadas.
Porque la vida 
se encharca de adjetivos
y rampas y curvas y rectas.
Y se invocan
paisajes que son polvo 
de balcones a pinceladas.
Y la metáfora,
de puntillas, 
nunca alcanza a tu puerta.


Imagen: Paula Bonet

4 comentarios:

  1. Espera, asómate a la tarde por la ventana sin hacer ruido, verás al león llorando en su balcón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos leones y lloricas, me temo. Un abrazo!

      Eliminar
  2. No hay nada más terrible que una metáfora que no desea entrar en las alcobas y penetrar el hueco de los cerrojos.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar. Cuéntame a qué te sabe.