lunes, 20 de febrero de 2017

CUERPO

















Suelo andar descalza
para sentir el invierno.
Mis tobillos,
rotos de espuma,
distraen la arena
de los relojes.
¿Y quién no espera aún
el calor de unas manos
de arcilla?
Se me llena la boca
de corriente estática.
Me alimento de nubes.
Desnuda, vaciándome
del hambre,
cierro los ojos
muy despierta.
Hasta desaparecer
en una canción antigua.
Y brotar.
Amanezco.


Imagen: Rafael Navarro. El despertar. 1989.


5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. BORRADOR N°1


    Duermes.

    Grabo tu respiración
    en la yema de mis dedos.
    En mi imaginación aún
    duermes, etérea, casi intangible.

    Templo mis manos de arcilla para tornear tus sueños.
    Para romper la costra de sal de los relojes, pronuncio versos en lenguas estrañas.
    Muerdo mis labios para abrigar tus tobillos.

    Lentamente, como esa meta lejana,
    llega el sol a tu piel dormida,
    y es entonces cuando

    me haces amanecer.


    ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa forma de tomar prestadas mis imágenes. Es como un lego diferente usando mis palabras...

      Eliminar
  3. Variaciones Goldberg sobre elementos de Estela...
    Pasos de danza siguiendo una misma música con distintas Letras Hambrientas...

    Tus imágenes son joyitas, gracias por compartirlas en este blog!

    ...y disculpa por habértelas robado unos instantes! ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar. Cuéntame a qué te sabe.