lunes, 10 de noviembre de 2014

HOMBRE























En un manto-precipicio
se intercalan
humores esenciales,
restos
de ADN desleídos 
sobre la gruta
de un filósofo antepasado, 
el bien y el mal 
hechos carne y audacia,
el vino que ciñe
cinturas con alientos,
palabras de barro
templando la piel
del hombre
creado
para
deleite 
de una mujer gato.
Afuera
tempestades.
Aquí
sopla el verano.


Imagen: Yoga. Alexander Pilnick.



6 comentarios:

  1. Y al acabar de leer, sentir que llevas horas y no segundos.
    Esa sensación tan valiosa, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Otro vicio que añadir a mi estante mental.

    Seguiré por aquí unos ratos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saberlo. Pasaré por tu piso a leer una cerveza o beber versos.

      Eliminar

Gracias por pasar. Cuéntame a qué te sabe.