domingo, 12 de noviembre de 2017

SOL DE NOVIEMBRE























Bajo este sol,
sin lumbre
que llevarme a la boca,
es yesca la espera.
Reclamo del aire
otro ahora
largo y amplio
en mis yemas,
multiplicación de tus panes
y mis peces,
la piel como moneda.
A mi alrededor
tintinean egos de hojarasca
y no me importa
su ruido oxidado.
Me gustas
desnudo de ti.
Ven
donde el frío sobra
y habita la sal.
Seremos anotaciones
al margen
del día siguiente
defendiendo
el descaro
del calendario.


Imagen: Bosque de abedules. Gustav Klimt

2 comentarios:

  1. Los milagros, así como las epifanías profanas, siempre son posibles en noviembre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La luz de noviembre tiene algo de mágico. Qué bueno leerte siempre.
      Besos.

      Eliminar

Gracias por pasar. Cuéntame a qué te sabe.