sábado, 15 de octubre de 2016

PRINCESAS








Nunca soñé 
con ser princesa.
Me dan arcadas
las comedias 
de amor americanas.
Pocas veces 
me regalaron flores.
Pero hoy,
no me importaría 
que apareciera
un príncipe 
-no necesariamente 
azul,
no soy racista-
que me sacuda
a polvos
la tristeza.
Y después 
que se vaya 
a cazar ranas.


Imagen: Akiko Ijichi

10 comentarios:

  1. La tristeza sí que es azul. La muy jodida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo había pensado. Jodida y azul, le dedicaremos a esa tristeza una sonrisa, para espantarla. Y a ti un abrazo.

      Eliminar
  2. No estés triste, al menos tienes un cuento con el que soñar, y ranas, ranas hay muchas.

    Un abrazo,
    Hugh Grant

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por todas partes! Jajajaja
      Un abrazo y gracias

      Eliminar
  3. Los principes de colores, destiñen y algunos salen rana..... que voy a decir yo, si soy republicano, jeje.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja eres la caña! Yo tampoco soy de princesas...

    ResponderEliminar
  5. ¿No tendrás algo contra los sapos, algún perjuicio excluyente que signifique amor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amor, siempre. Encontrarlo en las esquinas, huidizo, vivirlo en minúsculas...

      Eliminar

Gracias por pasar. Cuéntame a qué te sabe.