martes, 2 de julio de 2013

METAMORFOSIS























El paisaje que me cobija es movedizo.

Cambia de forma, fecha y talla,

como Alicia en su cuento.

Afloran accidentes geográficos centenarios

en un segundo de reloj de arena.

Las horas ruedan unas más anchas que otras.

Yo misma no soy siempre la misma.

Mi mundo se dilata en un plano inabarcable y árido

o cimbrea sinuoso, verde y hechicero.

Cuando esto ocurre me enrosco,

sugiero, busco tu fuente.

Si el desierto quema, mi guarida es tu sombra,

me escondo entre tus pliegues,

reorganizo mis células,

hiberno, me descamo y afilo

como hoja de parra sobre tu centro.

Después crezco, muto, me quedo suspendida

de la cornisa de tu cuerpo.
 
Tus columnas me rodean,

incienso son tus dedos.

Bucear el aire, estrellarte en un beso,

embadurnarte de barro,

velar hormigas que perforan el cemento.

Dormir del tirón un año

hasta que muerda la avispa del hambre.

El verano es piel en el calendario.

Metamorfosis permanente.

Pura adaptación al medio.

Presente y futuro, desmembrados.

Vida en átomos de tiempo venidero

y pretérito casi perfecto.




Imagen: Flying girl swims. Rowena Murillo.

8 comentarios:

  1. Muy buen poema, Estela, tiene fuerza.
    Salud

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Me alegro por ello. Gracias por hacérmelo saber.

      Eliminar
  3. Y aunque te conviertas en cucaracha...no te abandonaré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta metamorfosis es menos inquietante que la de Kafka. De momento en cucaracha o tengo pensado transformarme, jajajaj.
      Gracias, por estar ahí

      Eliminar

Gracias por pasar. Cuéntame a qué te sabe.